Vida Saludable: Siete Ejercicios Que Te Ayudarán a Reafirmar Los Glúteos

Escrito por vidasaludableynutritiva 13-02-2018 en vida saludable. Comentarios (0)

Vida Saludable: consejos para reafirmar los glúteos en tu casa

Aparte de la rutina de ejercicios, para conseguir resultados va a ser esencial cuidar nuestra nutrición y también ingerir dos litros de agua diarios.

Si quieres tener los glúteos perfectos, existen buenísimas rutinas fuera o bien en el gimnasio que te pueden asistir. 

En el próximo artículo vas a aprender lo más eficientes ejercicios para reafirmar los glúteos, para lograr buenos resultados en cuestión de semanas.

La flaccidez de los glúteos es un inconveniente estético que requiere, en primera medida, de esmero y en segunda, de perseverancia, para poder corregirlo. 

Con ejercicios regulares puedes conseguir la figura que quieres.

Es necesario tener en consideración, ya antes de empezar con la rutina para los glúteos, que en todo instante la espalda tiene que estar recta, de esta manera la vas a cuidar y evitarás inconvenientes. 

Lo que debe trabajar es la zona de los muslos y no la cintura.

Si sientes tirones o bien dolor en los lumbares o bien en las caderas, entonces desea decir que haces mal el ejercicio. Reacomoda la postura y vuelve a iniciar.

Por mucho que desees tener los glúteos firmes no debes desatender la espalda ni provocar lesiones.

Los ejercicios se pueden hacer tanto en el gimnasio como en la sala de tu casa, lo esencial es que seas rigurosa con la rutina, que la repitas por lo menos 3 veces por semana y que comas más saludable. 

De nada te servirá esmerarte tanto si después ingieres cualquier comestible. 

Y no olvides tomar por lo menos 2 litros de agua al día, hagas o bien no hagas ejercicio.

Vida Saludable: Los mejores ejercicios para reafirmar los glúteos

1. Sentadillas

Indudablemente, son los más conocidos ejercicios para los glúteos, muslos y piernas. 

Se trata del ejercicio indispensable en cualquier rutina.

Puedes hacerlo con diferentes variaciones, utilizando una barra con pesas, con mancuernas o bien sencillamente el peso de tu cuerpo para producir resistencia.

De pie, aparta las piernas hasta un ancho de hombros. 

Si empleas mancuernas, pueden quedar a los laterales del cuerpo (una en todos y cada mano) o bien con los brazos estirados a los costados (a la altura de los hombros). 

Si utilizas barra de peso, pásala tras la cabeza y sosténla con los hombros.

Flexiona las rodillas a fin de que el cuerpo descienda. 

Trata de que los muslos estén paralelos al suelo y que la línea imaginaria de la rodilla no exceda la punta de los pies.

Mantén esta situación a lo largo de ciertos segundos, entonces, reanuda a la postura inicial. El movimiento ha de ser lento y pausado.

dos. Media sentadilla o bien estocada

Es una de las variaciones más fáciles del ejercicio precedente. 

La situación es exactamente la misma y asimismo puedes emplear tu cuerpo, la barra de pesas o bien las mancuernas como resistencia.

Los pies a un ancho de hombros. 

En vez de bajar cara el piso, lo que debes hacer es dar un paso cara adelante con un pie, lo más exagerado que puedas sin perder el equilibrio.

Mantén los hombros por arriba de las caderas. 

La pierna que ha quedado atrás asimismo debe flexionarse desde la rodilla, a fin de que roce el piso.

La rodilla delantera no debe exceder la línea de la punta del pie. 

Vuelve a la situación inicial y repite con la otra pierna. Intercambia y cumple exactamente la misma cantidad de situaciones con cada una.

tres. Extensión de cadera

Para este ejercicio has de estar recostada en un banco de gimnasio (o bien puedes hacerlo en tu cama) y las caderas deben quedar en el extremo, con los pies colgando cara abajo.

Levanta las dos piernas al tiempo, haciendo fuerza con los músculos de los muslos y de los glúteos. Deben quedar a la altura de las caderas.

Mantén esta situación y alterna tal y como si estuvieses dando patadas para nadar, mas en el aire. 

En el momento en que una pierna está más cerca del pecho, la otra queda a la altura de la cadera, se juntan en el medio del movimiento.

cuatro. Elevaciones

Ponte de pie en frente de un banco o bien silla que sea resistente y alta para poder inclinar una rodilla en un ángulo de 90° y pararte sobre ella.

Sitúa el pie derecho en el banco y eleva el cuerpo utilizando la fuerza de los músculos de tus muslos y glúteos.

Estira lo más que puedas, la idea es que la pierna quede absolutamente estirada. 

La pierna izquierda no debe tocar el banco, mas si puede ponerse de puntillas.

Mantén la postura unos segundos y desciende de manera lenta. 

Repite 5 veces con esa pierna ya antes de mudar.

cinco. Presión de glúteos

Pone las rodillas, los codos y los antebrazos en el piso. 

Las rodillas a la altura de las caderas. 

Los codos on line recta con los hombros.

Debes apretar el estómago y alinear bien la espalda. 

Ahora levanta la pierna izquierda hasta el momento en que la rodilla te quede a la altura de la cadera, flexionada.

Aprieta los glúteos a lo largo de 3 segundos y desciende a la postura inicial. 

Efectúa 15 reiteraciones ya antes de pasar a la otra pierna.

seis. Patadas

Empieza el ejercicio en exactamente la misma postura que el precedente, apoyando codos, rodillas y antebrazos en el piso. 

Aprieta el estómago.

Levanta la pierna derecha a la altura de la cadera, flexionando la rodilla. 

Las patadas se pueden hacer tanto para arriba (tal y como si la planta del pie tocara el techo) o cara atrás, estirando la pierna y que quede recta.

En cualquiera de los casos debes sostener a lo largo de unos segundos. 

Haz 8 reiteraciones y cambia de pierna. 

A fin de que el ejercicio tenga más resistencia, puedes utilizar unas pesas de tobillos.

siete. Alzamiento de pelvis

Acuéstate boca arriba en una colchoneta, apoya las plantas de los pies en el suelo, flexionando las rodillas. 

Los brazos a los laterales del cuerpo.

Eleva la pelvis cara el techo, ejercitando presión con los glúteos o bien muslos. 

La espalda debe quedar en diagonal al suelo.

Mantén la postura a lo largo de unos segundos y vuelve a la postura inicial, sin llegar a tocar la colchoneta con los glúteos.

Haz diez reiteraciones, descansa y vuelve a comenzar. 

Una variación a este ejercicio es poner una pesa redonda en el abdomen.


Espero que estos ejercicios de vida saludable para reafirmar los glúteos desde tu casa te sean de gran ayuda.